piscis-en-una-relacion-de-amor

Como es Piscis en una relación de amor

Cuando comenzamos una relación afectiva es muy común que nos interese descubrir el signo zodiacal de la persona que nos acompaña y las características del mismo en cuanto al amor, ya que esto podrá determinar muchos puntos de encuentro y también marcar diferencias. ¿Qué sucede en el caso del acuático Piscis? Te contamos en esta nota las principales condiciones de Piscis en una relación de amor, enfocando tanto en los aspectos positivos como en los negativos.

Piscis es el signo dominado por el elemento agua que concluye la rueda zodiacal. Directamente relacionado con el universo de las emociones, el mundo psíquico, la espiritualidad y la imaginación, es habitual que se lo relacione con la capacidad de conectar con otras personas y entender sus necesidades, desarrollando un grado de empatía superior al de otros signos. Ahora bien: ¿cómo actúa Piscis cuando se enamora? ¿Qué busca en una relación sentimental?

Piscis en una relación de amor: el problema de la dependencia

En primer término, debemos aclarar que los nativos de Piscis tienen una personalidad muy particular, fuertemente soñadora, creativa y a la vez algo inestable desde lo emocional. De esta manera, generalmente buscan en sus relaciones el contacto con personas que les aporten la autoconfianza y la seguridad que ellos muchas veces no poseen. Cuando se concreta una unión positiva, esto puede ser fructífero para ambas partes. Sin embargo, en las relaciones tóxicas o nocivas puede conducir a experiencias desagradables.

¿A qué nos estamos refiriendo? Por ejemplo en el caso de un Piscis bloqueado, con una tendencia a la dependencia emocional, se generará una relación en la cual dominarán los chantajes afectivos e incluso pueden provocarse casos de relaciones en las cuales exista una dominación extrema o un control asfixiante de una parte sobre otra. Sin quererlo, un Piscis afectado por los pensamientos y sensaciones negativas atrae esa clase de experiencias amorosas.

Por otro lado, Piscis puede transformarse en el amante ideal cuando se encuentra armonizado y centrado. Siempre dispuesto a escuchar a su pareja, incondicional en los momentos difíciles, demostrando a cada paso sus sentimientos, dócil para brindarle al otro aquello que desea… Las virtudes de Piscis son interminables cuando se encuentra en el marco de una relación que realmente lo contiene y lo posiciona en su faceta positiva.

Piscis en una relación de amor: la idealización romántica

Sin embargo, con Piscis siempre se corre el riesgo de una súbita destrucción de ese aparente paraíso en el cual nos invita a vivir con su compañía. El problema reside en que los nativos de este signo de agua tienden a idealizar en demasía sus relaciones, provocando una fuerte desilusión cuando advierten que su pareja, al igual que el resto de los mortales, tiene defectos, dudas y muchos puntos negativos a superar.

Al comenzar una relación positiva, Piscis apela a su profundo romanticismo y se evade de la realidad, creyendo que su pareja es ese príncipe o princesa de los cuentos que roza la perfección. Al advertir su imperfecta humanidad, puede desilusionarse y dejar morir la unión, para buscar rápidamente un nuevo sueño. Sin dudas, este aspecto es uno de los que Piscis debe trabajar para encontrar una mayor estabilidad en sus relaciones y poner un pie en la realidad.